Buscar

Búsqueda destacada

Buscar
Accesibilidad
Pablo Méndez: ¿Por qué los portafolios se posicionan para un horizonte de mediano plazo?

LarrainVial

07/09/2023
720
3 Minutos

Pablo Méndez: ¿Por qué los portafolios se posicionan para un horizonte de mediano plazo?

Cuando comenzaba el 2023, había un amplio consenso que la renta fija presentaría un mejor desempeño que la renta variable global. Compartimos dicha tesis y posicionamos los portafolios en función de ello. Ocho meses después se ha observado un desempeño extraordinario de la renta variable de 15,2% (MSCI All Country World Index) y un modesto 0,8% de la renta fija (Bloomberg Global-Aggregate).

¿Falló el diagnostico? ¿todos los analistas se equivocaron? No necesariamente. Lo acontecido revela una vez más la baja predictibilidad (por no decir nula) que tienen los mercados en el corto plazo. No obstante, la evidencia de mediano/largo plazo es mucho más auspiciosa. Campbell y Shiller (2001), por ejemplo, documentan que 30% de la variabilidad de los retornos a 10 años se explica solamente por el dividend yield (la evidencia a cinco años sigue siendo robusta y pierde significancia estadística en plazos inferiores).

Al analizar las variables clásicas para predecir el premio por riesgo, seguimos pensando que sobreponderar renta fija respecto a un benchmark (no eliminando el posicionamiento en renta variable precisamente por el costo que presume no estar invertido) sigue siendo una idea apropiada de inversión.

¿Qué factores motivan esta recomendación de inversión?

  1. El alza de la bolsa norteamericana ha sido explicada principalmente por expansión de múltiplos, los cuales ya venían de niveles elevados. Pensamos que este apetito por riesgo y disposición a pagar mayores múltiplos (influenciado por el relato en torno a la inteligencia artificial) no es congruente con un panorama económico que se ha deteriorado y que posiblemente lo siga haciendo.
  2. El premio por riesgo no se encuentra atractivo. La diferencia entre earning yield y las tasas reales a 10 años dan un premio por riesgo de 2,1% real (4,4% nominal), siendo de los niveles más bajos históricos. No podemos descartar alzas en los mercados durante los próximos meses, pero en un horizonte de mediano/largo plazo aumenta la certeza que la renta fija presentará un mejor desempeño que la variable.
  3. Los riesgos siguen elevados. La inflación y la consecuente alza de tasas ha seguido dando de qué hablar. Adicionalmente, miramos con mayor preocupación la situación de China y su mercado inmobiliario. Los proyectos no terminados, baja demanda, caída en los precios y los impactos sobre los ingresos de gobiernos regionales han mermado la visibilidad de la clase de activo. Las medidas del gobierno han sido hasta ahora insuficientes. La idea de China al rescate de los mercados ya no es valorada por los inversionistas.

Concluyendo, pensamos que los riesgos siguen sesgados al alza y que, sumado al hecho que agosto fue un mes volátil, la mejor estrategia es no hacer cambios y mantener el portafolio con el sesgo marginalmente defensivo. No apreciamos drivers relevantes que presuman un cambio en las condiciones previamente expuestas.

Campbell, John Y. and Shiller, Robert J., Valuation Ratios and the Long-Run Stock Market Outlook: An Update (April 2001). NBER Working Paper No. w8221

*Columna de Pablo Méndez, Gerente de Portafolios de Inversión, publicada en El Mercurio Inversiones.

Indicadores de Mercado