Buscar

Búsqueda destacada

Buscar
Accesibilidad
Alejandro Guin-Po, economista senior de LarrainVial Asset Management.

LarrainVial

14/05/2024
166
3 Minutos

Alejandro Guin-Po y las elecciones en la India: por qué deben importarnos

En estos momentos se están desarrollando las elecciones parlamentarias en India – la democracia más grande del mundo, con casi mil millones de votantes habilitados para votar – cuyo desarrollo es clave para los mercados emergentes y para el mundo, considerando el rol de su cada vez más pujante economía.

India desde hace varios años es un tema de interés y su atención se ha concentrado desde 2022, cuando las economías comenzaban a reducir sus restricciones sanitarias y quedaba en evidencia la fatiga de crecimiento en China, nombrándose como una de las principales beneficiadas por el nearshoring y también por los vetos a las exportaciones rusas. Incluso, varias analistas auguran que la economía india superará a su vecino chino en los próximos años, como ya lo hizo a nivel de población total.

En ese sentido, las cifras indias sorprenden notoriamente. Salvo con puntuales interrupciones, es el único país que ha mantenido su índice PMI manufacturero – indicador líder de actividad económica – en terreno optimista durante los últimos 5 años. A su vez, mantiene niveles cercanos al 40% del PIB en inversión, enfocada en proyectos de infraestructura e industriales. Todo lo anterior cuenta con una expansión del crédito creciendo a doble dígito y un PIB que se debería empinar en torno a 7,0% este y el próximo año.

Este desempeño no ha sido accidental. El actual primer ministro Narendra Modi impulsó una serie de reformas estructurales que buscaron la liberalización económica, junto con avanzar en dos temas que han estado al debe en las últimas décadas, concretamente una reforma agrícola y el desarrollo de infraestructura. Sin embargo, el líder no ha estado exento de polémicas, especialmente aquellos detractores que ven como la consolidación del poder de Modi supone una amenaza a la democracia del país.

Los próximos planes incluyen el posicionamiento de India como un país desarrollado hacia 2050, con un enfoque más centrado en el desarrollo nacional que en las relaciones con países vecinos. Sin embargo, el país sigue sufriendo una gran desigualdad y notorios problemas respecto a desempleo e informalidad laboral, lo que consecuentemente tienen un notorio impacto en la pobreza.

Faltan varios meses para tener claridad absoluta, debido a lo particularmente largas que son las elecciones en India, que esta oportunidad tomarán 42 días. Los comicios se desarrollan por etapas regionales semanales que, si bien no entregan resultados oficiales, si son seguidos de forma cercana por las coaliciones en disputa. A pesar de una desafiante logística dada por la cantidad de votantes y las carencias logísticas del país, la última votación alcanzó 67%, muy similar a la elección estadounidense en 2022.

Las encuestas apuntan a una cómoda victoria del partido nacionalista hindú Bharatiya Janata Party (BJP)– la coalición de Modi – que debería ratificar como máxima autoridad gubernamental al actual mandatario, considerando el régimen parlamentario del Estado, prolongando así un mandato que se extiende desde el 2014.

De este modo, el principal desafío de Modi será poder generar un modelo económico sostenible y que sea compatible con expansiones del PIB idealmente superiores al 5,0%. Lo anterior debe estar vinculado también con un desarrollo social que pueda contener el malestar social, cuya manifestación ha sido el principal dolor de cabeza de las democracias liberales actuales. Quién sabe si en unos años más estaremos estudiando el “milagro indio”.

*Columna de Alejandro Guin-Po, economista senior de LarrainVial Asset Management, publicada en Diario Financiero.

 

Indicadores de Mercado