Imacec de junio confirma desaceleración y números rojos partirían en agosto

01/08/2022
199
4 Minutos

Imacec de junio confirma desaceleración y números rojos partirían en agosto

En junio, los servicios apuntalaron al crecimiento, porque el comercio y la industria cayeron. 
La economía creció un 3,7% en junio, según divulgó esta mañana el Banco Central (BC). Pese a tratarse de un desempeño positivo, y ubicarse dentro de las expectativas de los expertos, fue la cifra más débil desde febrero del año pasado, cuando la actividad se contrajo 2,1%. Por eso es que los economistas dicen que este resultado es un hito que marca con más fuerza el inicio del proceso de desaceleración previsto para el segundo semestre y que se extenderá por buena parte del 2023.

'Confirma que la economía está en un proceso de desaceleración gradual, pero persistente. Probablemente, vamos a tener cifras menores en los próximos meses y eventualmente negativas en el tercer y cuarto trimestre', describe Hermann González, economista de Clapes UC.

El BC dijo que el resultado de junio estuvo incidido positivamente por el sector servicios, pero contrarrestado por las caídas que exhibieron el comercio y la producción de bienes. 'Está en línea con una demanda interna a la baja, especialmente por inversión. A pesar de ello, la resiliencia viene prácticamente dada por el consumo privado, en el que destaca el componente servicios, tal como en meses anteriores', explica Alejandro Guin-Po, economista de LarrainVial Asset Management.

'Tal como evidenció el BC en junio, los ahorros más líquidos de los hogares se han gastado de forma más rápida a lo anticipado lo que, si bien ha hecho más suave la caída estos meses, no necesariamente será así hacia final de año', agrega.

Por eso es que la mirada hacia el segundo semestre es transversalmente pesimista. Con el resultado de junio, la economía creció un 6,4% el primer semestre y como las expectativas apuntan a que este año el país crezca en torno al 2% –entre 1,5% y 2,25% según el IPoM de junio y 1,6% según el último Informe de Finanzas Públicas de Hacienda–, se avecinan varios meses de números rojos.

'Durante el segundo semestre vamos a ver variaciones negativas en torno al 4%, sobre todo en los últimos meses del año. En julio, todavía vamos a ver una variación positiva, en torno al 1% o 1,5%, pero de agosto en adelante veremos variaciones negativas que se mantendrían hasta mediados del próximo año', sostiene Marco Correa, economista jefe de Bice Inversiones. 'Tenemos algunas estimaciones preliminares que muestran que en agosto o septiembre podríamos tener ya Imacec negativo', complementa González.

Mientras que Sergio Lehman, economista jefe de BCI, describe que 'el ajuste de la economía debería continuar a medida que los estímulos se van agotando y el mercado laboral mantiene un crecimiento muy acotado, sumado a un entorno global que daría menos fuerza por la misma desaceleración que vive el mundo y condiciones financieras más estrechas'.

Algo en lo que coincide Cristián Echeverría, director del Centro de Estudios en Economía y Negocios UDD: 'Dada la conjunción simultánea de altas tasas de interés de política monetaria, altas tasas de interés de mercado, contracción global, el crecimiento y una disminución de los efectos de las políticas públicas expansivas tanto en nuestro país como en el resto del mundo, van a continuar presionando a la baja nuestro crecimiento'.

Echeverría cree que el país entrará en recesión en el primer semestre del 2023.

Ojo con el desestacionalizado

De las cifras de junio, el Imacec desestacionalizado es donde se concentraron las miradas. Cayó 0,2%, acumulando así un trimestre de caídas (-0,1% en mayo y -0,3% en abril). Pero si se observa hacia atrás, los números negativos vienen desde diciembre, con una pausa en marzo (cuando creció 1,6%), por lo que en la práctica la actividad ha caído seis de los últimos siete meses, aunque compensada en el primer trimestre por el desempeño de marzo. 'Ahora evitamos la recesión, pero muy en la raya (...) es inevitable que hacia el tercer y cuarto trimestre eso va a llegar', dice Lehmann, del BCI.

Pero en el Scotiabank hicieron notar que ya se puede hablar de recesión técnica en la actividad no minera, pues en los últimos dos trimestres hubo variaciones negativas, aunque marginales. 'Tal como lo vimos posterior al estallido social el 2019, la economía en sus actividades no mineras vuelve a presentar una recesión técnica, aunque de menor magnitud que la observada a fines del 2019', dijo el banco.

Nota publicada en La Segunda

Indicadores de Mercado