Banco Central agrega nuevo sesgo expansivo al recortar la TPM
Leonardo Suárez

Leonardo Suárez

Director del Departamento de Estudios

18/04/2017
11.913
4 Minutos

Banco Central agrega nuevo sesgo expansivo al recortar la TPM

En línea con nuestras expectativas, el Banco Central de Chile redujo su tasa de política monetaria (TPM) a 25 puntos base, desde 3,0% a 2,75%. Es importante destacar que de los 26 analistas encuestados por Bloomberg, 19 esperaban que la TPM no se modificara, y sólo siete proyectaban un recorte de 25 puntos base.

El Banco Central confirmó que la actividad y la demanda continúan avanzando pobremente. Asimismo, enfatizó un levemente mayor deterioro en el mercado laboral que lo previsto (los empleos asalariados cayeron 2,1% en el trimestre móvil promedio que terminó el 17 de febrero).

El comunicado del instituto emisor está en línea con el IPoM del 3 de abril, que apuntaba a una mayor ampliación de la brecha de producción proyectada en diciembre, y relaciona la caída en la inflación subyacente al impacto retrasado de la débil actividad doméstica, y sólo a la apreciación del peso chileno.

Igualmente, en línea con nuestra proyección, el Banco Central agregó un sesgo expansivo condicional para el futuro, estableciendo que “el Consejo evaluará la necesidad de un estímulo monetario adicional. Este dependerá del pronóstico de inflación para el mediano plazo”. El sesgo expansivo tampoco fue considerado por consenso.

El recorte de TPM derivado del sesgo expansivo está condicionado por el comportamiento futuro de la brecha entre la actual y potencial producción, que de acuerdo al Banco Central es el factor determinante para la inflación en el mediano plazo. En este escenario, en adición a futuras reducciones en la inflación subyacente (que pronosticamos cayendo a menos de 2% en junio), continuamos proyectando señales de una débil actividad en el segundo trimestre, lo que gatillaría otra reducción de TPM.

En línea con la predicción que hicimos en nuestro informe “Inflación caería en 2017” (del 13 de octubre de 2016), que fue precedido por nuestro “Del lápiz del director” (publicado el 31 de agosto de 2016), la débil economía llevó a una inflación subyacente menor que lo que el Banco Central o el mercado estimaban. A la fecha, el Banco Central ha ejecutado 75 de los 100 puntos base que el 16 de octubre proyectamos que serían recortados. Su comunicado y el sesgo expansivo del 13 de abril refuerzan nuestro llamado de que el Banco Central rebajará la TPM en 25 puntos base a más tardar en junio.

Por ahora, y en la ausencia de mayores datos, no esperamos que la TPM baje de 2,50%, especialmente cuando hay indicadores líderes que anticipan un rebote en la economía para el cuatro trimestre.

Mientras tanto, hay señales en Estados Unidos de que la creación de empleo y la inflación subyacente son menores a lo esperado, lo que, de persistir, llevaría a la Reserva Federal a aumentar la tasa de interés sólo dos veces más este año, y quizás ninguna el próximo. Las economías de China y Europa, por su parte, se están acelerando (y el Banco Central Europeo está evaluando una reducción). No obstante, por ahora, los mercados están esperando los resultados de las elecciones en Francia, lo que mantiene al euro bajo presión en el corto plazo. Sin embargo, si Emmanuel Macron o Francois Fillon pasan a la segunda ronda – para reemplazar a Jean-Luc Melenchon – sería suficiente para disipar las amenazas a la existencia del euro. Si esto ocurriese, el dólar tendría nuevas alas en Europa y llevaría al peso chileno, peso colombiano, real brasileño y sol peruano a apreciarse incluso más.

Un análisis a fondo de estas señales indica que la depreciación global del dólar persistirá, de manera que pese a la futura reducción de TPM, el peso debería continuar apreciándose – con una trayectoria en forma de zigzag, como ha sido hasta ahora – y debería transarse a $ 600 por dólar de aquí a 11 meses, especialmente dado que la economía chilena debería reactivarse a fin de año y en 2018.

La pregunta de que el mercado se estará haciendo es en qué punto del próximo año el Banco Central retomará su ciclo de ajuste de tasas de TPM, en medio de la depreciación global del dólar, el creciente precio del cobre, las economías emergentes acelerando y Chile creciendo cerca de 3,5% en 2018.

Indicadores de Mercado