Lo que puede esperar el inversionista latinoamericano para 2023

Pablo Méndez

Gerente de Portafolios de Inversión LV Estrategia

14/11/2022
293
5 Minutos

¿Qué puede esperar el inversionista latinoamericano para el 2023?

¿Cuáles son los principales riesgos que anticipan para las inversiones en la región en 2023?

Los principales riesgos de Latinoamérica están ligados -por supuesto- al panorama económico mundial y factores internos. La narrativa crisis económica ha venido al alza, lo que podría seguir generando shocks de aversión al riesgo como los vistos este año. Por otro lado, en el ámbito interno, seguramente lo político será lo más relevante.

¿Por qué?

El péndulo político se ha vuelto a inclinar hacia partidos de izquierda, quienes han logrado capturar las demandas sociales post pandemia (En Estados Unidos Pastor y Veronesi 2017 encontraron evidencia –y el sentido común hace presumir que lo mismo aplica en el resto del mundo- que los votantes están sumamente condicionados al ciclo económico, privilegiando protección social durante las crisis económicas). Lula da Silva fue electo como presidente de Brasil, aunque por un estrecho margen y con un Congreso que no le favorece; Andrés Manuel López Obrador comenzará su penúltimo año de mandato (una segunda postulación no está permitida en la Constitución mexicana); y los países de menor capitalización de mercado, como Colombia, Perú y Chile, enfrentan sus propias dificultades internas.

¿Y eso qué señal nos da?

En primera instancia se podría concluir que las expectativas de retorno de la región son negativas dado que es una clase de activo de mayor beta e históricamente ha sido más sensible a la salida de flujos que el resto de los mercados emergentes. Sin embargo, un análisis más exhaustivo puede mostrar que Latinoamérica se ha posicionado mejor relativamente al resto de los mercados emergentes. La ratio precio utilidad ajustado por ciclo está tan barato a lo observado durante la crisis subprime (VER GRÁFICO 1), en consecuencia, las expectativas de retorno han aumentado considerablemente.

Precio utilidad ajustado por ciclo de Latinoamérica

(En veces)

graf-1.jpg

Así entonces, a nuestro parecer, la decisión de inversión en Latinoamérica se traduce en la siguiente disyuntiva: un elevado retorno esperado de mediano/largo plazo, pero volatilidad en lo inmediato. Si el enfoque de un inversionista es value y tiene un horizonte equivalente al descrito, claramente debe considerar Latinoamérica en su portafolio. En Larrainvial Estrategia actualmente recomendamos un posicionamiento neutral para los clientes moderados y agresivos.

¿Con qué factores deberán estar más atentos los inversionistas latinoamericanos durante el próximo año? ¿Por qué?

A las ideas ya expresadas, la potencial crisis económica y su duración es un antecedente sumamente importante. El premio por riesgo no aumenta cuando la situación económica es favorable y cierta; por el contrario, tiende a hacerlo en las últimas fases de los periodos de contracción. Por ende, si la crisis no tiene una gran extensión o, alternativamente, se logra un soft landing, un portafolio correctamente posicionado en activos value como Latinoamérica puede presumir una gran oportunidad de inversión. A nuestro juicio, hacer el timing del ciclo económico es sumamente difícil. Por ello es prudente ya ir conformando un posicionamiento en el activo.

¿Qué tendencias de inversión cree que serán más importantes el próximo año? ¿Por qué?

El mercado de los activos líquidos ha sido sumamente desafiante, pues la correlación entre estos ha aumentado considerablemente producto del riesgo inflacionario (fenómeno que podría mantenerse por más tiempo). Por esta razón los atributos que ofrecen los alternativos, hoy más que nunca, son atractivos, ampliando la frontera eficiente de los inversionistas (aumenta el retorno y reduce la volatilidad) a expensas, naturalmente, de liquidez. Un programa de alternativo correctamente estructurado permitirá a un inversionista acceder a productos que ofrezcan apreciación de capital, un flujo estable en el tiempo y descorrelación con los activos tradicionales.

¿A qué clase de activos habrá que estar más atentos durante 2023? ¿Por qué?

El movimiento de precios relativos durante el 2022 ha sido totalmente anormal, pues la renta fija internacional se ha abaratado tanto como la variable (VER GRÁFICO 2). Por ello la primera se ve particularmente atractiva. Si realizamos un ejercicio simple, podemos comparar el 10% de devengo que están pagando los bonos High Yield global con el retorno esperado del S&P500 que, en base a los datos de Robert Shiller, es de 5,4% nominal (2,4% real y asumiendo una inflación esperada de 3%). En otras palabras -y siendo preciso con la terminología-, el premio por riesgo no está lo suficientemente atractivo.

Desempeño acumulado durante 2022

(En porcentaje)

graf-2.jpg

No obstante, desglosando por región, se pueden encontrar diferencias relevantes. El bajo premio por riesgo global se explica por los mercados desarrollados, pero el de emergentes ya se encuentra atractivo (posiblemente estos mercados darán que hablar durante el curso del 2023). Hoy los estrategas globales están privilegiando activos defensivos, pero más temprano que tarde llegará el momento en que se revaluará la exposición al riesgo.

Las oportunidades de inversión como se generan precisamente en periodos de turbulencias. Sin embargo, el lector debe recordar que dichas expectativas de retorno se logran con el paso del tiempo. La paciencia es una virtud que se premia en las inversiones.

 

 

 

 

Indicadores de Mercado