Andrés Trivelli: "Vamos a construir algo mejor sobre lo que ya tenemos"

LarrainVial Corredora de Bolsa

08/09/2022
1.743
8 Minutos

Andrés Trivelli: "Vamos a construir algo mejor sobre lo que ya tenemos"

El ejecutivo está esperanzado en lo que el país pueda construir después del plebiscito del domingo. No obstante, reconoce que la incertidumbre no ha terminado y que los capitales demorarán en volver. 
'Sorpresa, alegría y alivio', fueron su primera reacción tras conocer el contundente triunfo del Rechazo por sobre el Apruebo en el plebiscito del domingo. 'Toda la élite del país —con eso me refiero a todos los políticos y a todos los liderazgos— fueron sorprendidos por el pueblo de Chile. Nadie de ningún lado leyó lo que la gran masa estaba viendo', afirma el gerente general de LarrainVial Corredora de Bolsa, Andrés Trivelli. 'Para mí lo más importante es que si uno mira hacia atrás, permanentemente hemos tendido al centro, ni a la izquierda extrema ni a la derecha extrema. Eso es algo muy valioso y creo que el mercado así lo ha leído', destaca. Hacia adelante, señala que se requiere que los políticos busquen un acuerdo y que el proceso constitucional que continúe en el nuevo marco sea más rápido para despejar finalmente esa incertidumbre. 'Ha quedado claro que Chile es un país de centro, que quiere cambios, pero no transiciones bruscas y que las personas tienen fe en el país y valoran lo que el país ha avanzado'.

—Mirando en retrospectiva, ¿cómo impactó en los mercados este proceso que partió con el acuerdo de noviembre de 2019, después del estallido? 'En primer lugar, quiero recalcar que el mercado es un gran lector de los movimientos que ocurren en los países. El jueves y viernes de la semana pasada, el mercado apostó clarísimo a que ganaba el Rechazo, cosa que a mí me sorprendió. Ahora, creo que, durante todo este año, en general, estuvo metido en los precios que ganaba el Apruebo. Aunque no fue así, igual no estamos donde partimos, Chile perdió parte de la confianza del mercado mundial, incluyendo a los chilenos. Este es un paso para ir recuperándola, pero esos procesos son lentos. Indudablemente hay daño. Cuando ves que hay mucha gente que le asigna cero valor al mercado, que cree que el mundo puede vivir sin eso, y empiezan a tener poder político y a hacer políticas públicas con esa visión teórica en la que creen, un inversionista perfectamente puede decir que si acá no me quieren y la propuesta que me hacen es más mala que en otro lado, simplemente agarro mis cosas y me voy. Eso es pragmático'.

—Hubo una importante salida de capitales, ¿cree que eso ahora se puede revertir? 'Aquí pasó algo hace tres años, que luego se profundizó y creo que va a demorar muchísimo tiempo en corregirse, por lo menos una década. Esto es que se rebalancearon los portafolios de los inversionistas chilenos. Antes estaban muy cargados a Chile, y eso es una gran ventaja comparativa, el acceso a mucho capital para emprendimientos, préstamos y muchas cosas que requieren de capital. Eso se quebró, los portafolios se rebalancearon, aumentó la percepción de riesgo hacia los activos chilenos y la proporción de estos en portafolios de chilenos, que era una amplísima mayoría, disminuyó. La lucha por el capital es una lucha de rentabilidad ajustada por riesgo y en esa lucha Chile tiene que volver a ganarse el respeto de las inversiones. Y eso es lento. Ahora, creo que si logramos un consenso de dónde queremos ir como país, eso va a lograr ordenar y tener una mejor propuesta económica de acciones'.

—¿Al menos ve que se frene la salida de capitales? 'Los portafolios van a seguir manteniendo una proporción importante afuera por un tiempo largo. Ahora, ¿cuánta plata va a seguir saliendo? Creo que ya no tanta. Ya hay mucha que salió. Sí creo que Chile va a tener que competir mucho más que antes por el capital. Los inversionistas que estaban acá ya probaron otras cosas y aprendieron de otros mercados'.

—La Bolsa y el peso reaccionaron muy positivamente el lunes posplebiscito, pero luego eso se moderó y hoy (martes) bajaron, ¿a qué lo atribuye? 'Eso es normal. Lo que pasa es que en las posiciones de los mercados hay compradores y vendedores y gente que está larga y gente que está corta. Hay mucha gente que tiene posiciones que no necesariamente son las ganadoras dado el escenario. Ahora si bien la noticia es positiva, todavía esto está por verse. Llegamos a un borde y eso es una buena noticia, pero no sabemos cuáles son los otros bordes, por lo que Chile sigue con una interrogante grande. Y además, estamos en un entorno económico global desafiante. Eso no ha cambiado'.

—¿Cómo anticipa el desempeño de las acciones hacia adelante? 'Seguimos en un entorno desafiante. Creo que Chile y los países emergentes tienen preguntas importantes entrando el invierno del hemisferio norte, que según han planteado los expertos viene difícil. En Europa y Estados Unidos, la inflación sigue alta, han declarado que van a seguir subiendo tasas, sigue la tensión entre Europa y Rusia por el gas, que no es menor, la guerra en Ucrania sigue, y en octubre los chinos tienen que ver si van a dejar o acotar el mandato de Xi Jinping. Eso puede tener un impacto brutal. Lo que quiero decir es que salió un poquito de sol acá, pero sigue lloviendo bien cerca. Por lo tanto, no está fácil'. 'Pero le tengo fe a Chile, creo que tiene cosas buenas y espero que todos nuestros políticos, de todos los sectores, lean lo que les dijo el país el fin de semana. Y es que queremos hacer una Constitución que nos deje a todos tranquilos y seguir adelante como país'.

—Usted está muy cauto aún, ¿no ve un repunte relevante en la Bolsa, que llegó a tocar los 6.000 puntos en las primeras horas después del plebiscito y ahora está de vuelta bajo 5.700? 'Es que la Bolsa sigue súper barata. El precio de una acción se construye por oferta y demanda, pero, en teoría, en función de las expectativas futuras que tengan los distintos agentes del mercado respecto del futuro de ese activo. Yo creo que la tasa de descuento bajó un poco después del plebiscito, pero si las tasas de descuento suben en el resto del mundo y todo el mundo empeora su valoración, nosotros no necesariamente podemos mejorar la nuestra. Ceteris paribus, probablemente sí veríamos una mejora en los precios'.

—¿Dónde están las oportunidades hoy, en este escenario mejor, pero aún con incertidumbre? 'La pregunta es en qué vamos a terminar. ¿Vamos a terminar en un país que reconoce su historia, la acepta, la valora y construye algo mejor sobre eso? ¿O vamos a insistir en tratar de hacer un país brutalmente distinto y con un cambio absoluto de paradigma?' 'Uno tiene que decidir si le tiene o no fe a Chile. Yo sí la tengo. Yo creo que al final vamos a construir algo mejor sobre lo que ya tenemos, y bajo ese escenario base las acciones chilenas están regaladas. Pero eso es algo de largo aliento, no estamos hablando de que alguien se va a ganar la plata de aquí a diciembre. En general, los mejores inversionistas de acciones son las personas que invierten a largo plazo'.

—El peso también se fortaleció tras el plebiscito, y hoy (martes) retrocedió, ¿ve que vuelva a fortalecerse? 'Personalmente, pienso que no. Puede ser que marginalmente veamos algo, pero al final el tipo de cambio y las monedas en general son los activos más líquidos. El Banco Central va a terminar su intervención probablemente y era uno de los actores importantes que estaba actuando para la apreciación del peso. Y yo veo que todo el planeta está en contra de las monedas emergentes y Chile es un mercado emergente más. Claro que hemos tenido ahora una buena noticia, pero es una. Y si miramos las cifras macroeconómicas del país, son malas y no pintan para bien en el corto plazo, y eso se expresa en la moneda. El tipo de cambio es una expresión casi instantánea de qué somos como país en términos económicos'.

—¿Qué esperaría ahora del Gobierno y cómo podría ayudar a la certeza para el mercado? 'Cuando uno mira la historia mundial, los políticos que han sido exitosos son los que han sido simples. Políticos que tienen pocos puntos claros, de amplio consenso nacional, y actúan para eso. Por lo tanto, creo que lo que necesitamos es que nuestro Presidente defina cuáles son sus tres prioridades y se dedique a eso. La nueva Constitución es algo que ya está claro que lo pueden hacer los partidos políticos y el Parlamento, aunque estaban venidos a menos. El Gobierno tiene que sacarse ahora la misión de dedicarse a la Constituyente. El Presidente tiene la oportunidad de ser el Presidente de todos, y creo que él así lo piensa'.

—¿Qué le parece el cambio de gabinete? ¿Apunta en ese sentido? 'El Presidente sabrá hacer lo que debe hacer. Confío en que si alguien logró que lo eligieran para ser Presidente tendrá la sabiduría para actuar ad hoc con lo que los chilenos le encargaron. A uno podrá gustarle o no, pero él tiene el pandero'.

Entrevista publicada por El Mercurio

Indicadores de Mercado